jueves, 20 de febrero de 2014

¿En qué me especializo?: la traducción para el sector turístico

Me gustaría empezar una nueva serie de entradas no consecutivas sobre las opciones profesionales de las que disponen los recién graduados en Traducción e Interpretación o aquellos que estén comenzando a dedicarse profesionalmente a la traducción. Obviamente, no puedo hablar de aquello que desconozco, así que las especialidades de la traducción que voy a tratar van a ser aquellas a las que me dedico o a las que me he dedicado en mayor o menor medida. Algunas de ellas serán menos conocidas que otras, pues mi idea es la de mostrar alternativas a las que parecen ser las opciones más habituales entre los que empiezan.

Palacio de Buckingham (Londres)
Hoy voy a hablar de una de las especialidades con mayor volumen de trabajo de traducción en la actualidad: la traducción para el sector turístico. El turismo es una de las mayores fuentes de ingresos para muchos países de todo el mundo; de hecho, hay países que viven casi exclusivamente del turismo (Seychelles, Maldivas, Mauricio, Fiyi y muchos otros países diminutos cuyo producto interior bruto procede en buena parte del turismo de lujo). No existe país en el mundo que no explote al máximo sus atractivos turísticos, por pequeños que sean: ¡incluso Corea del Norte! Esto, sumado al hecho de que los españoles somos, por regla general, una sociedad muy viajera —tendencia que se acentúa en las nuevas generaciones, desde jóvenes que recorren Europa a lo mochilero hasta parejas que deciden pasar la luna de miel en destinos exóticos—, hace que el sector de la traducción turística en España siga en alza a pesar de la crisis.

Tipos de texto y sectores involucrados

Al contrario que otras especialidades, cuya tipología textual suele ser más reducida, la traducción para el sector turístico puede incluir una amplísima variedad de tipos de texto: textos publicitarios, informativos, jurídicos o de opinión, para catálogos, libros, páginas web, folletos o carteles, entre muchos otros. Veamos algunos de estos géneros textuales:
  • Textos publicitarios. Aquí se incluyen catálogos de viajes, excursiones y cruceros, pero también folletos sobre determinados lugares de interés turístico, así como páginas web de hoteles. En resumidas cuentas, a este género textual pertenece todo aquello susceptible de ser «vendido».
  • Textos descriptivos e informativos. Pueden tener cierta similitud con los textos publicitarios, pero la diferencia es que, en este caso, se ofrece un punto de vista imparcial. Mientras que en los textos publicitarios se reflejan las bondades de un lugar determinado, con el objetivo de hacerlo más atractivo al posible comprador, este este tipo de textos descriptivos lo que prima es informar al lector acerca de un lugar determinado. Este género es el habitual en guías de viaje, que están editadas por organismos (habitualmente) imparciales.
  • Textos jurídicos. ¿Qué? ¡Yo que me he decidido por la traducción turística para huir de la jurídica y me encuentro con esto! Pues lamento informarte de que la traducción jurídica está en todas partes, hasta en el ámbito del turismo. Lo más probable es que el cliente, en caso de que sea una agencia, asigne este tipo de textos a alguien especializado, pero nunca viene de más saber con qué se puede encontrar uno en caso de que un cliente directo le encargue, por ejemplo, la traducción de la página web de una agencia de viajes. En ella, como en toda página web en la que se vende un producto, no faltarán políticas de protección de datos y términos y condiciones de uso, además de cláusulas de exención de responsabilidad y otros textos jurídicos propios de un servicio turístico.
  • Textos de opinión. En portales turísticos se suelen encontrar opiniones de clientes que han visitado un determinado lugar o que han hecho uso de un servicio. También existen blogs y páginas web especializados en los que críticos profesionales escriben artículos acerca de su experiencia en una ciudad, un restaurante o un hotel. Cada vez se solicita más la traducción de este tipo de textos, que destacan por un carácter menos formal que el de los textos descriptivos.
Diwali o festival de las luces (India)
Además, a pesar de ser considerada una especialidad homogénea, no se debería hablar de sector turístico, sino de sectores, algunos de ellos bastante especializados. Los que nos dedicamos a la traducción turística solemos enfrentarnos a distintos tipos de contenidos que exigen conocimientos específicos. Por ejemplo:
  • Hoteles. Es habituales que los hoteles deseen traducir, por ejemplo, su página web para atraer a turistas extranjeros. Además, los hoteles de mayor lujo o las cadenas hoteleras también desearán, en muchos casos, traducir otro tipo de documentos, como folletos, la carta del servicio de habitaciones o catálogos de sus productos o servicios.
  • Cruceros. A medio camino entre un medio de transporte y un alojamiento, la traducción para cruceros y alquiler de barcos cuenta con mucha terminología específica de la navegación.
  • Aviación. Aquí no solo entra en juego la terminología propia del turismo, sino que, en la mayoría de las ocasiones, los traductores deberán tener amplios conocimientos en traducción técnica, preferiblemente del ámbito de la aeronáutica. Es habitual que los traductores que traducen para aerolíneas, instalaciones aeroportuarias, etc. se dediquen de forma casi exclusiva a la traducción para el sector aeronáutico, pues es un ámbito muy especializado.
  • Restaurantes. Los traductores nos lo pasamos pipa cuando vamos a restaurantes y somos testigos de las aberraciones en las cartas. Para evitar estos desastres, algunos restaurantes mandan a traducir su carta a traductores nativos. Es poco habitual, pero sucede, os lo prometo, en especial en caso de restaurantes de mayor nivel y, sobre todo, en restaurantes de hoteles. Pero también existen críticas de restaurantes, artículos en páginas web especializadas, revistas gastronómicas, etc.
  • Destinos turísticos. Y, por último, en lo que todo el mundo piensa cuando se habla de traducción turística, aunque puede que sea la opción que menos mercado tiene. Hablamos de guías de viaje, pero también de todo tipo de documentos de las distintas oficinas de turismo de una ciudad o un país. Y, sí, os confirmo las sospechas: es el ámbito más divertido de todos.
Dificultades en la traducción para el sector turístico

En este ámbito de la traducción, nos encontramos con dos tipos de dificultades lingüísticas principales: la terminología propia del sector y la traducción de elementos culturales.

La catedral de San Basilio (Moscú)
Hace un par de meses ya hablé en el blog acerca de la traducción de elementos culturales en distintos ámbitos y, dentro del apartado de la traducción publicitaria, nombré de refilón un par de casos relacionados con el turismo. Y es que la traducción de estos elementos siempre da lugar a problemas, consultas y un sinfín de opiniones que varían de traductor a traductor. En el caso del sector turístico, los problemas con los elementos culturales surgen en el momento en que el texto original se redacta teniendo en mente a los posibles lectores de ese país y esa cultura, familiarizados con estos elementos culturales, mientras que los extranjeros los desconocerán. Sin embargo, es posible que también se dé el caso inverso: imaginaos una guía de viajes escrita por un autor extranjero y que trate sobre España; en ella, el autor explicará elementos de la cultura, geografía o gastronomía españolas ya conocidos por todos nosotros pero no así por los lectores de cualquier otro país. A continuación, voy a tratar algunos ejemplos de elementos culturales en textos turísticos y su posible traducción.
  • Topónimos. Cuando hablamos de países, todos tenemos claro cuál es su denominación en español; sin embargo, en el caso de las ciudades no es tan fácil. Muchos topónimos extranjeros tienen una versión española (o «españolizada», como Shanghái), en especial en aquellos países que históricamente han tenido más relación con España. Por ejemplo, casi todas las ciudades de cierta importancia de países como Francia, Italia, Alemania o Bélgica tienen una versión española de su nombre, pero no se puede decir lo mismo con las ciudades de Tailandia o de Nueva Zelanda. Sin embargo, algunos de estos topónimos que nacieron otrora se han quedado obsoletos en la actualidad, como Tolosa para Toulouse o Maguncia para Mainz. En estos casos, hay que optar por reflejar el uso en el español actual. Tampoco se va a enfadar la RAE si ponemos Frankfurt en lugar de Fráncfort de Meno, ¿o sí?
  • Nombres de edificios, monumentos y calles. Generalmente, los nombres de los edificios y los monumentos se suelen traducir para facilitar su comprensión: ayuntamiento, Palacio Real, Palacio de la Ópera, iglesia de San Nicolás, Torre de Londres, abadía de Westminster, etc. Generalmente lo que se está traduciendo es el nombre del edificio en sí, el nombre común: Buckingham Palace pasa a ser el Palacio de Buckingham. En el caso de las iglesias que llevan nombres de santo, los susodichos también se traducen: es la catedral de San Pablo, no la catedral de Saint Paul. Aunque siempre existen excepciones avaladas por el uso, como la catedral de Notre Dame en vez de la catedral de Nuestra Señora. En cualquiera de los casos, en guías turísticas y documentos del estilo, al nombre español suele acompañarlo, entre paréntesis, el nombre en la lengua original, habitualmente por motivos prácticos (al fin y al cabo, los carteles en Alemania van a estar en alemán). Al hilo de este último apunte, los nombres de las calles y las plazas siempre se dejan en la lengua original, excepto en el caso de que ese lugar en cuestión sea además un monumento con traducción acuñada en español, como la Plaza Roja de Moscú (en cuyo caso, Plaza también se escribiría en mayúsculas, por considerarse el nombre de monumento).
  • Festividades. Los nombres de fiestas y festivales solo se traducen si existe una traducción acuñada en español, algo que suele suceder sobre todo en las festividades religiosas de países de tradición cristiana. En los demás casos, se dejan sin traducir (Oktoberfest) o se añade una aclaración o traducción a continuación (Diwali o festival de las luces).
    Exquisito fish and chips, de la reputada cocina británica
  • Gastronomía. Este es siempre uno de los puntos más complicados, ya que la gastronomía es uno de los mayores exponentes de la cultura de la mayoría de los países del mundo. En caso de que exista una traducción acuñada o «acuñable», como en pato a la pequinesa o salsa boloñesa, la respetaremos, aunque, de nuevo, muchas veces irá acompañado de su denominación original. En caso de que no exista traducción y el nombre del plato sea descriptivo (por ejemplo, fish and chips o kartoffelsalat), acompañaremos el nombre original del plato de una traducción al español. En caso contrario (y siempre que el cliente lo permita y no existan restricciones de espacio), nunca viene mal describir brevemente el plato en cuestión (para que el lector sepa lo que se va a llevar a la boca, más que nada). Por supuesto, todo esto depende del fin de nuestra traducción y del público objetivo: si nuestra traducción va dirigida a los españoles que llevan años viviendo en Londres, probablemente sea inútil explicarles en qué consisten las delicias de la cocina inglesa.
  • Hechos históricos, políticos, etc. Al igual que en el caso de la gastronomía, los habitantes de un país conocen hechos históricos, políticos y geográficos que los extranjeros normalmente desconocerán. Si en una traducción se habla de un acontecimiento histórico o de un personaje notable que es necesario conocer ligeramente para comprender el texto, deberemos adaptar nuestra traducción y poner en contexto al lector extranjero. En el caso contrario, por ejemplo, si un autor extranjero ha escrito una guía de viajes sobre España y explica hechos históricos o habla de personajes notables de sobra conocidos por los lectores españoles (o, por ejemplo, habla de ellos desde el punto de vista de su país), habrá que adaptar ese texto igualmente, pero a la inversa, eliminando información que no sea necesaria en nuestra traducción.
Hasta aquí esta pequeña (aunque no lo parezca, por la extensión del texto) introducción al sector de la traducción turística, un ámbito bastante infravalorado pero mucho más complicado de lo que algunos creen. Es un sector apasionante para cualquiera al que le interese ya no solo el turismo en sí, sino también la historia, la arquitectura, el arte y la gastronomía. Si echáis en falta algo o deseáis que amplíe información sobre algo en concreto, no dudéis en dejar un comentario.

16 comentarios:

  1. Hola, Sara:

    Una introducción muy útil al sector para aquellos que aspiramos a poder especializarnos en ello.

    Sin embargo, me ha quedado una duda, cuando traduces para hoteles, restaurantes y oficinas de turismo, ¿lo haces al español? Porque entonces imagino que se tratarán de hoteles, restaurantes y oficinas de turismo de otros países, ¿no? En ese caso, ¿cuál crees que es el mejor modo de ponerse en contacto con posibles clientes?

    Muchas gracias por toda la información. Hasta pronto,

    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anna.

      Muchas gracias por leerme y por tomarte tu tiempo en comentar. Efectivamente, mi lengua materna es el español, así que es esta a la lengua a la que siempre traduzco. Entiendo el por qué de tu pregunta: si tradujera a otros idiomas, podría acercarme a cualquier hotel o restaurante de Madrid y hablar con ellos cara a cara para poder ofrecerles mis servicios. Pero no es el caso. Como traduzco al español, mi mercado son los hoteles y oficinas de turismo extranjeros. La inmensa mayoría de los encargos me llegan a través de agencias de traducción, ya que sobre todo las oficinas de turismo necesitan sus materiales traducidos en muchos idiomas y acuden siempre a agencia.

      Para buscar cliente directo, lo más «fácil» para nosotros sería dirigirnos a hoteles de gama media y conozco a mucha gente que lo ha hecho, aunque con resultados dispares. Los hoteles de categoría alta ya estarán «pillados» (por agencia, porque traducen a muchos idiomas) y los de gama baja ni en sueños van a gastarse dinero en una traducción profesional. Sin embargo, los hoteles de una categoría media y que no pertenezcan a una cadena son el blanco más fácil, sobre todo si ya han traducido profesionalmente su página web a otro idioma que no sea el español: eso significa que se preocupan por una buena traducción. Así que hay que convencerlos de que deben traducir su web al español y eso, como españoles, lo tenemos muy fácil: viajamos mucho y no hablamos lenguas extranjeras. Un buen par de razones. Para contactar con el cliente, ya te digo yo que no suelen hacer mucho caso a los correos electrónicos inesperados, así que, a falta de poder reunirse cara a cara, que sería lo idóneo, lo mejor es llamar por teléfono y así establecer un contacto más directo. Lo cierto es que el porcentaje de éxito suele ser bastante reducido, no te voy a engañar, pero eso también depende de las habilidades comerciales de cada uno, está claro.

      Un saludo,

      Sara

      Eliminar
  2. Hola Sara:
    Muy bueno el artículo. Tienes toda la razón: el sector del turismo es amplísimo y cubre una gran variedad de tipos de textos susceptibles de ser traducido. Me gustaría añadir que en la parte de textos de tipo publicitario o marketing habría que añadir también los textos relacionados con la optimización para la web (SEO), anuncios para campañas de marketing online, redes sociales y anuncios de PPC. Esto, claro está, en lo que respecta a las empresas turísticas online.
    Un saludo.
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene. Muchas gracias por tu comentarios y por tus aportaciones. Supongo que ese tipo de textos entrarían en la categoría de textos publicitarios, pues no dejan de ser «anuncios», pero sí que exigen conocimientos especializados y son un tipo textual en sí mismo (el misterioso mundo de la SEO...).

      Eliminar
  3. ¡Pedazo de entrada, Sara! Además, me ha gustado mucho el comentario que le has hecho a Anna para ver cómo buscar clientes.

    Si tienes pensado hacer varias entradas sobre las distintas especialidades de traducción, desde luego habrás contribuido mucho a difundir la profesión y a ayudar a los que estás empezando. :)

    Un saludo,

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y tus piropos, Pablo. Pues sí que tengo pensadas unas cuentas entradas más, la siguiente sobre transcreación, que últimamente está despertando mucho interés (los transcreadores nos hemos puesto de moda, al parecer :-P ).

      Eliminar
  4. Hola Sara, ¡me ha gustado mucho tu entrada! Pienso que es bien útil para aquellas personas que se quieran dedicar al sector Turismo, Hostelería y Restauración... pero yo tengo otro punto de vista.

    Cómo tú bien comentas, siempre es más atractivo para una empresa de nivel medio establecer contacto con un nativo, ya que su traducción será mucho más fiel que la de cualquier otro que puedan contratar. Además es muy acertado aquello de llamar, enviar emails y cvs por todos los lados... quizás podamos tener suerte.

    Lo más importante es esto último, la suerte. Yo soy traductor e intérprete, y además dispongo del Título de Traductor e Intérprete Jurado. Actualmente me encuentro en Francia como profesor de español (que no como traductor), porque me he dado cuenta de que el mercado ya está "pillado" en todos los sentidos. Como tú bien dices, he enviado cv así como a unas 30 empresas... y ninguna respuesta o respuesta negativa (un total de 60% de respuestas negativas). ¿Qué futuro tenemos pues los recién licenciados?, ¿Dónde está ese mercado traductoril del que tanto se habla? Por decirte, te digo que hasta la embajada y el consulado de París me han dicho que no necesitan traductores.

    Es muy triste ser profesional de un campo de los idiomas que es más que bonito e interesante, sobre todo cuando una gran parte de los traductores, desde mi punto de vista nos encontramos sin trabajo.

    Enfin, esto es lo que pienso sobre el mercado de la traducción. Sé que es un poco pesimista, pero es tal y como lo veo.

    Te envío un cordial saludo, y la enorabuena por este genial artículo.

    Borja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Borja. Muchas gracias por tu comentario y tu interesante —aunque pesimista, no te lo niego— punto de vista. Si en parte escribo este blog es para intentar cambiar esa opinión que algunos tenéis.

      Aunque yo soy de las que no cree en la suerte como tal, sino en saber «llamar» a esa suerte. Es decir, lo que se suele llamar «estar en el momento adecuado en el lugar preciso». Y mucho mucho trabajo y aún más paciencia, porque poco a poco se consigue. El mercado no está pillado por todos los lados y cada vez hay más trabajo de traducción. Solo hay que saber buscarlo, hay que saber venderse, hay que saber dirigirse al cliente. Si hasta ahora no te ha dado resultado, prueba de otra forma, pero no te quedes parado lamentándote porque así sí que no llega el trabajo. ¿Solo has enviado tu currículum a 30 empresas? Tienes que enviárselo a 30 empresas... al día. Antes de recibir mi primera respuesta positiva, yo había enviado mi currículum a unas 400 agencias de traducción. Yo y todo el mundo que se está dedicando a esto. Y eso no es cuestión de suerte: la suerte es que te respondan si has contactado solo con 30 empresas. Porque creo que nadie ha conseguido trabajo tras haber enviado tan poquitas solicitudes: ¡serías mi ídolo!

      No me considero una excelente traductora ni cuento con mágicas estrategias de marketing, pero oye, me licencié hace algo menos de dos años y no me ha faltado el trabajo «a tiempo completo» (y sin tirar los precios) desde que acabé la universidad. Y no es un milagro ni soy un bicho raro ni una excepción, porque a muchísima gente le sucede lo mismo.

      Además, buscar trabajo ya es un trabajo a tiempo completo: 8 horas al día desde el primer día, nada de enviar un CV de vez en cuando y a esperar. ¿Cuánto tiempo invertiste en hacer tu currículum? ¿Es un currículum orientado a la traducción (más bien un folleto de servicios) o incluye que has trabajado como socorrista? ¿Escribes una buena carta de presentación? ¿Se lo estás mandando a agencias que colaboran con traductores en tu combinación lingüística? ¿Qué visibilidad tienes en internet? Si buscas tu nombre en Google, ¿aparecen en los primeros resultados tus perfiles profesionales, página web, etc. o no hay ni rastro de tu existencia profesional como traductor? Todo esto influye. Obviamente, un recién licenciado no puede presentarse en la embajada de Francia y esperar que le contraten como traductor si no están buscando traductores. Hay que saber adónde dirigirse y cómo dirigirse. Si tienes alguna duda, estoy a tu entera disposición para aclarártelas.

      Eliminar
  5. Hola, Sara:

    Enhorabuena por la entrada, me ha gustado mucho. Me ocupo a menudo de traducción turística, aunque hacia el italiano, mi idioma nativo (espero no parecer una intrusa) :). A pesar de esto, estoy de acuerdo con todo lo que dices en el artículo, además, traduciendo en este ámbito desde el español, me encuentro a menudo con dificultades relacionadas a una cultura, la española, que es muy muy variegada (pero es por eso que me gusta tanto). He visto que ya antes has respuesto a un comentario sobre la búsqueda de clientes y querría preguntarte algo sobre las agencias. A parte de los clientes directos, ¿tendrías consejos sobre cómo buscar agencias para la traducción turística?

    Muchas gracias,
    Saludos desde Italia,

    Roberta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roberta. Muchas gracias por tu comentario y por dejar otro punto de vista: el de alguien que traduce del español al italiano. En cuanto a tu pregunta, no creo que haya agencias que se dediquen solo a la traducción turística, y, si lo son, serán muy pequeñitas. Si lo que deseas es recibir trabajo en traducción turística desde agencias, te recomiendo que lo que hagas cuando envíes tu currículum a agencias sea dejar bien claro que es una de tus especialidades principales. Así, en cuanto les llegue trabajo en ese ámbito, se lo enviarán a los especialistas en la materia, en este caso, a ti.

      Eliminar
    2. ¡Gracias por la respuesta y el consejo, Sara!

      Eliminar
  6. Hola, Sara:
    Me ha gustado mucho la entrada (de hecho, ahora mismo la guardaré en favoritos :) para consultar más adelante), especialmente porque veo pocas entradas de blogs que hablen sobre la traducción turística, y es un campo que me interesa. Tendré en cuenta lo que he leído en los comentarios sobre conseguir los encargos a través de agencias, porque la verdad es que no tenía ni idea de cómo empezar a buscar jeje. Todavía no me he graduado pero lo haré en junio, si todo va bien, así que ya estoy planteándome opciones. Quería preguntarte cómo hiciste para encontrar las agencias, si empezaste buscando en google sin más o a través de LinkedIn, etc. Quería preguntarte también si para traducir textos de este tipo has hecho algún curso o has estudiado algo relacionado con el turismo. No sé hasta qué punto es necesario, pero total, como dicen que el saber no ocupa lugar...
    Siento ser tan preguntona. Seguiré pendiente del blog.
    Un saludo!
    Elisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elisa. Muchas gracias por tu comentario y me alegro mucho de que mi entrada te haya resultado útil. Para tu primera pregunta, te invito a consultar algunas entradas de mi blog en las que ya traté el tema: http://latraductoraenapuros.blogspot.com.es/2013/07/como-comenzar-en-el-mundo-de-la.html , http://latraductoraenapuros.blogspot.com.es/2013/07/como-comenzar-en-el-mundo-de-la_14.html y http://latraductoraenapuros.blogspot.com.es/2013/10/cinco-pasos-para-conseguir-nuevos.html . En ellas y, en general, en todo mi blog, doy consejos para aquellos que estáis empezando, para que podáis encontrar clientes y cuidarlos.

      En cuanto a la segunda pregunta, entre la multitud de cursos que he realizado sobre traducción precisamente ninguno ha sido sobre traducción turística, aunque en la universidad sí que se trató brevemente el tema. Sé que hay universidades, como la UVa, que sí tienen una asignatura de Traducción Turística. Además, si no me equivoco, el ISTRAD también ofrece un curso en línea de 10 créditos centrado exclusivamente en la traducción para el sector turístico. Quizá sea un primer paso para especializarte. En mi caso, la especialidad me ha elegido a mí (y no solo me pasa con turística; la transcreación y la publicidad, que es en lo que más trabajo actualmente, también llegaron a mí casi de casualidad) a base de experiencia: una vez te llega el primer encargo de turística, parece que llegan todos, así que especializarse es solo cuestión de tiempo.

      Eliminar
  7. Muy completo tu artículo, felicidades.
    Me ha llamado la atención porque yo estuve el verano pasado trabajando unos meses como traductora para una pequeña cadena hotelera de Canarias. Mi problema, que ya conté en alguna entrada (http://lapaginaenblancodemagda.blogspot.com.es/search/label/traducci%C3%B3n%20inversa), es que todas mis traducciones eran inversas, porque yo era la única traductora de la plantilla y, claro, ya sabemos lo que supone hacer inversa... Supongo que al final todo se reduce a la cuestión monetaria, como dices en uno de los comentarios a la entrada. Sin embargo, saco algo positivo de aquellas traducciones inversas: dar a conocer mi propia patria al mundo, aquella fue una parte muy bonita del trabajo (yo no solo traducía, también elaboraba los originales en español).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, Magda, y por tu punto de vista sobre las inversas. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, pero, si el cliente sabe lo que se va a encontrar cuando contrata a un no nativo para traducir, no es culpa nuestra y no estamos engañando a nadie :-)

      Eliminar
  8. Me pareció pertinente leer este artículo ya que me sirve como información para mi proyecto de investigación que trata sobre la traducción de peruanismos en textos turísticos del español al inglés. Es un tema interesante puesto que existen pocas investigaciones sobre este tema en el Perú. Espero que se publiquen más artículos relacionados al tema del turismo y la traducción. Gracias.

    ResponderEliminar